logo

Bienvenido a mi país

logo

CanadáEn esta ocasión voy a describir mis primeros días en Canadá y el pensamiento general que caracteriza una buena parte de la población quebequense y canadiense.

En abril del 2005, estaba hospedado en un pequeño hostal en el viejo Québec. El establecimiento en cuestión se llama “Auberge de la paix et la jeunesse” que quiere decir “El hostal de la paz y la juventud” o algo así. Es un establecimiento en el viejo Québec. El caso es que encontré personas amables y personas muy desagradables. Entre las personas amables estaban los dueños y empleados del establecimiento y algunos artistas que estaban hospedados.

Esta clase de establecimiento tiene habitaciones grandes con camarotes donde duermen hasta 6 personas, tiene un baño para los hombres y uno para las mujeres. Este sitio incluye el desayuno y te permite cocinar tu comida lo cual es muy bueno porque en el viejo Québec es casi imposible comer algo por un precio razonable, aún cuando tienes dinero, en otras palabras es una trampa para los turistas, solamente para que gasten dinero.

Mi sorpresa cuando compré algunas cosas para preparar fue grande, los precios son en dólares claro está pero en el viejo Québec es todavía más caro, eso es justificable debido a los altos precios de arriendo que tienen que pagar los comerciantes pero por otro lado es para aprovecharse de los turistas, en mi opinión.

En el hotel hice contacto con un australiano y con una pareja de franceses, muy amables y muy interesantes. Puedo decir que no tuve problemas con nadie, estaba ocupado tratando de buscar un lugar para alquilar y arreglar mis papeles canadienses,  pero siempre hay un pero.

Tratando de establecer comunicación con un canadiense que estaba hospedado, le conté que estaba haciendo, que había viajado a Canadá para vivir aquí y todo esto. Tengo que decir que todo el mundo te pregunta que estás haciendo aquí, poco importa el tiempo que vivas aquí. La mayoría de la gente no se imagina que el gobierno canadiense tiene un programa de inmigración o no están de acuerdo con él o son estúpidos solamente.

El comentario de esta criatura fue: “No creo que el Canadá necesite nadie como tú, pero bienvenido a mi país”. Pueda que yo sea muy sensible o él sea un idiota miserable, pero creo que no es la manera de recibir visitantes. Desafortunadamente, esa frase resume perfectamente lo que piensan la mayoría de las personas aquí. No los necesitamos pero pueden quedarse si quieren y si no les gusta pues devuélvanse por donde vinieron.

No sé si te desanima esto, pero es la verdad, hasta una próxima vez.

 

 

Comments are closed.

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes