logo

El confinamiento y la visita

logo
Frustración

En la provincia de Québec la cuestión del coronavirus sigue en curso, pero el gobierno está abriendo los comercios poco y permitiendo a la gente de reunirse en grupos 10 personas o menos. En teoría uno debe conservar una distancia de 2 metros y seguir lavándose las manos. No estoy muy seguro si la gente sigue estos consejos.

Por otro lado, algunos comercios recomiendan el uso de la mascarilla, pero la gente aquí es más bien rebelde y le importa un carajo lo que pase. Como todo ser humano, hasta que no te toca, no es importante, es algo que les pasa a los otros o a uno.

Este fin de semana, mi suegra vino de visita y va a quedarse una semana. No es una buena idea, sobre todo para ella, pero la gente le importa un carajo.

Esta decisión que más bien es un decreto militar, dónde mi opinión no importa, tiene consecuencias para mí. Por un lado, tenemos que dejarle todo el primer piso y nosotros (mi mujer y yo), tenemos que cocinar en el sótano y aunque hace mejor clima, todavía hace frío.

Ya me ha sometido a la misma situación dos fines de semana y ahora me toca sufrir esto una semana y media más. La vida no es fácil, cuando uno sale de una cosa, la vida te ofrece otro reto.

Imagino que hay situaciones peores, sin embargo, es un poco molesto tener que mudarse al sótano porque la suegra quiere cambiar de ambiente. De todos modos, estamos respirando el mismo aire en la casa y no he tenido tiempo de desinfectar nada, así que mi suegra está arriesgando enfermarse y por otro lado está incomodando a todo el mundo.

Imagino que va a ser una larga semana, tal vez escriba más o no. Depende lo frustrado que esté al final del día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes