logo

El Revolucionario Louis Riel

logo

ID-10098086Louis Riel, la figura mesiánica de la historia canadiense, nació en una familia católica en San Bonifacio, en lo que ahora es Winnipeg, el 22 o 23 de octubre de 1844. A pesar de su ascendencia blanca, Riel siempre se describió a sí mismo como un Metis (una persona de ascendencia mixta europea e indígena).Su tez era cetrina, ojos y pelo castaños. Su rasgo más llamativo eran sus profundos ojos marrones que a menudo parecían muy centrados.

Riel dejo su casa a los catorce años, cuando viajó a Montreal para estudiar para el sacerdocio. Demostró ser un estudiante serio y talentoso y los observadores describen su disposición en el seminario como sombrío o taciturno- incluso para los estándares de una institución rara vez reconocida por su alegría. Pasó el tiempo libre componiendo poemas. El único ejemplo de su poesía de ese período describe las andanzas de un héroe incomprendido: “En el dolor consume sus días, un ala de amargura.”

 

Diez años después de que llegara Montreal, Riel, sin haber terminado su educación religiosa, responde a la llamada de su madre viuda y regresó al Noroeste. A su regreso en 1868, Riel permaneció varios meses en St. Paul, donde los comerciantes mestizos contaban historias de la creciente inquietud en los asentamientos al norte de la frontera a lo largo del Río Rojo. La Compañía de la Bahía Hudson planeaba transferirla tierra de Rupert (nombre dado en ese entonces a las primeras tierras concedidas a la empresa en 1670 por el rey) a Canadá y nadie parecía particularmente interesado en cómo los Metis se sentían acerca de esto.

Riel reunió a los mestizos de habla francesa e inglesa destacando sus quejas comunes con los intereses del Este. Instó a la creación de un ejército, el establecimiento de un gobierno provisional, y las medidas inmediatas para asegurar que los canadienses no tomen posesión de Fort Garry, la sede de la HudsonBay Company. El 2 de noviembre de 1869, las fuerzas de Riel tomaron la fortaleza sin derramamiento de sangre.

En la primavera de 1883, semanas después de convertirse en un ciudadano americano, Riel aceptó un puesto de profesor en la misión católica de San Pedro. Le gustaba enseñar pero el trabajo mal remunerado y las horas demasiado largas no le daban tiempo para dedicarse a sus verdaderos intereses: la religión, la poesía y la política. Así que no es sorprendente que, cuando una delegación de Metis de Saskatchewan llego a San Pedro, el 4 de junio de 1884, implorando a Riel regresar a Canadá para abogar por un mejor tratamiento del mestizo, él respondiera.

A su llegada a St. Laurent, Riel se ocupó de la redacción de una petición de quejas, tanto para los residentes blancos como mestizos y la envió a Ottawa en diciembre de 1884 pero la respuesta del gobierno hizo poco para reducir la agitación. En marzo, Riel fue capturado por los impulsos radicales que lo empujaron a tomar las armas. Encontró partidarios entre los mestizos y los indios en reservas cercanas pero los colonos blancos y mestizos ingleses rechazaron su llamado a la batalla. La violencia se intensificó a partir del saqueo y toma de rehenes y como era de esperar, el gobierno canadiense respondió a la violencia mediante el envío de tropas al oeste. Era sólo cuestión de tiempo antes de que los rebeldes mal superados en número fueran derrotados. Riel, después de haber huido de la escena de la batalla final cerca de Batoche, se entregó el 15 de mayo de 1885.

Los abogados de la defensa no tuvieron más remedio que adoptar una estrategia de locura. Los abogados no tuvieron problemas para encontrar pruebas que mostraron que Riel era un megalómano psicológicamente perturbado. En el momento de la rebelión, Riel proclamaba su condición de profeta del nuevo mundo y el anuncio de que Roma había caído. La defensa estaba demostrando que su estado mental era tal que no podía reconocer el error de su conducta ilegal pero al final, los seis miembros del jurado reunidos en el juicio en Regina no pudieron convencerse pero sí incluyeron una recomendación para que la vida de Riel se salvara. El juez Hugh Richardson, sin embargo, ignoró la sugerencia del jurado y condenó a muerte a Riel y fue ejecutado en Regina el 16 de noviembre de 1885.

 

Riel sigue siendo una de las figuras más complicadas y controvertidas de la historia canadiense!
Créditos:

Imágen cortesía de[creativedoxfoto] / FreeDigitalPhotos.net

Comments are closed.

logo
logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes